Relación de los Círculos Menores Anglicus A

S. E. R. Mons. Robert J. KURTZ, C.R.
Obispo de Hamilton en Bermuda
(Bermudas)

Viernes, 19 de octubre de 2012

La Iglesia empieza la nueva evangelización orando y con sencillez y humildad mientras proclama a Cristo al mundo. Esta labor no es una simple labor humana, sino el poder de Jesucristo vivo y obrando en el mundo. A través de Cristo conocemos a Su Padre y al Espíritu Santo, y al grandísimo Amor de la Trinidad, por lo que estamos llamados a una comunión que es Trinitaria.

Los evangelizadores están llamados primero a la conversión como individuos y como Iglesia, para alejarse del pecado y creer en el Evangelio. Para todos los que han sido bautizados en el Señor Jesús, empezando por los obispos, el Sacramento de la Penitencia es un sacramento especial, el abrazo del gran perdón de Dios.

Llamados a sentir la experiencia más profunda de Cristo en la Eucaristía, queremos despertar a un nuevo fervor al recordar a los primeros discípulos y los primeros misioneros de nuestra cultura.

Los desafíos que nos plantea el secularismo y la pérdida de sentido de lo sagrado en algunos ámbitos, así como las delicadas relaciones con quienes pertenecen a otras religiones, hacen que sea urgente la proclamación de Jesucristo, Salvador del mundo. Es especialmente urgente la necesidad de oponerse a las amenazas a la libertad religiosa, nuestra libertad primera, evidencia implícita en toda sociedad.

Las estrategias concretas para la evangelización en cada diócesis incluyen una atención especial a la vida parroquial, los necesitados, las personas heridas y la familia. Centro de la evangelización es la renovación del sacramento del matrimonio como la unión de “dos en una sola carne”, hombre y mujer, abiertos a la procreación.

Los evangelizadores necesitan una catequesis evangelizadora esmerada y enraizada en el Catecismo de la Iglesia Católica, YouCat y el Compendio de la Doctrina Social Católica.

Unidos a María, nuestra Madre, y a la multitud de testigos que nos han precedido, pedimos a Cristo, Luz de las Naciones, que nos dé esperanza, amor y alegría.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Círculos Menores, Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s