Intervención de Mons. Stanisław Gadecki, Arzobispo de Poznań

S. E. R. Mons. Stanisław GĄDECKI
Arzobispo de Poznań
(Polonia)

Lunes, 15 de octubre de 2012

Nuestros jóvenes se encuentran hoy en una situación insostenible. Por una parte, son lanzados con gran antelación respecto a su edad mental a un mundo de grandes riesgos a nivel de información, saber, sensaciones, oportunidades de encuentro y, por otra parte, los adultos los abandonan en su recorrido formativo.

Ninguna época como la nuestra ha conocido una libertad personal y colectiva como la que experimentan nuestros jóvenes. Pero a esta libertad no se corresponde ninguna promesa sobre el futuro, porque la vieja generación ha desertado de su papel educativo.

El problema actual es la falta de cuidados que los adultos manifiestan hacia las nuevas generaciones. No significa que los adultos, en general, no estén preocupados por el futuro de sus hijos; pero su preocupación no coincide con el cuidado de los mismos. La preocupación de los padres no consigue ofrecerles apoyo en la formación: como en una especie de Edipo al revés, son los padres los que matan a sus hijos.

Esta situación necesita una respuesta adecuada. Los adultos, especialmente ellos al haberse alejado de la Iglesia, deben retomar su responsabilidad.

En nuestra diócesis hemos intentado ayudarles, proponiendo una catequesis de adultos impartida por otros adultos. Visto que las nuevas generaciones suelen confrontar su fe con la fe de los adultos, los padres bautizados pueden de nuevo – a causa del amor hacia sus hijos – convertirse en sus primeros e indispensable catequistas.

Son los catequistas adultos quienes, como testimonios de fe y portadores de los contenidos de la fe, prepararan, a veces mejor que los sacerdotes, a los demás adultos en su tarea educativa.

Pero esto no es posible sin el apoyo de comunidades evangelizadoras, las cuales ayudarán a las personas evangelizadas (tanto a los adultos no bautizados que necesitan ser conducidos al encuentro con Cristo, como a los adultos bautizados que se han alejado de la fe o que desean profundizar en ella).

El camino para llegar a los adultos que se han perdido no debería pasar necesariamente a través de las parroquias, sino más bien a través de los ámbitos con los cuales se identifican: las comunidades (los clubs, los hospitales, las cárceles, las casas para madres con niños, los padres de los niños que se preparan para la Primera Comunión o el Bautismo, los centros de actividades) y los lugares educativos (las guarderías, las escuelas, las universidades, el mundo de la cultura, los medios de comunicación).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons. Stanisław Gadecki, Arzobispo de Poznań

  1. Pingback: Undécima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Carles dijo:

    Interesante reflexión subrayando ‘los lugares’ que deberíamos aprovechar, y destacando el ámbito educativo.
    La situación de los jóvenes, cierta, pero sería interesante dialogar ampliamente sobre ella (no solamente es responsabilidad de los adultos-padres).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s