Intervención de Mons. Dominique Rey, Obispo de Fréjus-Toulon

S. E. R. Mons. Dominique REY
Obispo de Fréjus-Toulon
(Francia)

Lunes, 15 de octubre de 2012

La evangelización tiene como finalidad la conversión de los hombres, es decir, la acogida de la novedad de Cristo (cf. Instrumentum Laboris, nº 24). Esta conversión comienza dentro de la Iglesia, por los cambios pastorales que hay que hacer. En los países de antigua cristiandad se trata de pasar de un cristianismo de tradición a un cristianismo de adhesión personal a Jesucristo y de compromiso misionero.

Esta conversión pastoral concierne a todos los bautizados y todos los agentes de la vida eclesial, pero en especial a los pastores: Obispos y sacerdotes. Para que la nueva evangelización no quede reducida sólo a un eslogan o a un catálogo de acciones que emprender, para que el inmovilismo, la burocracia y el clericalismo no la asfixien, es importante que todos los pastores estén mejor preparados para el ejercicio del ministerio pastoral.

Esta conversión de los pastores requiere primero un trabajo de santificación personal.

Esta conversión debe ir acompañada por una lectura nueva y profunda de los textos conciliares y del Magisterio de la Iglesia, a fin de entrar en una inteligencia eclesial y teológica de renovación misionera de la cual es el ministro.

Esta conversión requiere a su vez un aprendizaje de una nueva manera de ejercer la responsabilidad pastoral: situar el anuncio directo de la fe a la vanguardia de la pastoral ordinaria; promover una catequesis de iniciación de tipo neocatecumenal para quienes comienzan y quienes recomienzan, y recorridos apologéticos adaptados; desarrollar una eclesiología de comunión que haga justicia a la complementariedad de los estados de vida y a la acogida de los carismas; favorecer la creación de lugares de acogida y de diálogo abiertos a las expectativas espirituales; suscitar en los cristianos el testimonio de la caridad.

La nueva evangelización exige, por último, “un nuevo estilo de vida pastoral” (Pastores dabo vobis, n 18) para los sacerdotes y los Obispos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons. Dominique Rey, Obispo de Fréjus-Toulon

  1. Pingback: Undécima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Carles dijo:

    Mons. Rey, toca usted el ‘nervio’ de la novedad, pone usted el dedo en la llaga. O nos creemos esto que dice, o vamos a implementar cientos de globos con helio, que será bonito verlos volar y ahí acabará toda su andadura…
    Gracias por la autocrítica y la valentía de decirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s