Intervención de Mons. José Luis Azuaje Ayala, Obispo de El Vigía – San Carlos del Zulia

S. E. R. Mons. José Luis AZUAJE AYALA
Obispo de El Vigía – San Carlos del Zulia
Vicepresidente de la Conferencia Episcopal 
(Venezuela)

Sábado, 13 de octubre de 2012

La fe y la caridad en la vida cristiana se exigen mutuamente, de tal modo que una sostiene a la otra. La caridad sin fe es simple filantropía (cf. IL 123), así como la fe que no se expresa en y por la caridad vive en lo abstracto; por tanto, ambas, fe y caridad implican el testimonio de vida cristiana. La fe en la caridad nos hace ver el rostro de Cristo y da sustento a la Opción preferencial por los pobres, sabiendo que esta opción está “implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecemos con su pobreza” (DI Aparecida, 3). La caridad, a su vez, testimonia la fe en el Resucitado, que nos ha dado la vida plena.

La Iglesia posee un valioso instrumento de guía y orientación para una nueva evangelización de lo social: La Doctrina Social con su componente misionero: el testimonio de la caridad de Cristo mediante la obra de la justicia, la paz y el desarrollo humano integral, propuesto en dicha doctrina (cf. CV 15). Ella debe transformarse en anuncio y testimonio de la fe en el Resucitado, que hace nuevas todas las cosas.

En América Latina y el Caribe, la Doctrina Social de la Iglesia ha jugado un papel determinante en el fortalecimiento de la fe de los cristianos, que como “discípulos misioneros de Jesucristo tenemos la tarea prioritaria de dar testimonio del amor a Dios y al prójimo con obras concretas” (DA 386).

Si queremos, pues, asumir una nueva evangelización de lo social, debemos darle una nueva valoración a la Doctrina social de la Iglesia, sabiendo que ella es “anuncio y testimonio de fe, es instrumento y lugar imprescindible de educación de la fe” (CV 15), lo que nos lleva a tener la suficiente disponibilidad de acoger sus enseñanzas y transmitirla con “parresia”, impregnando de sus contenidos la catequesis, la liturgia, la educación cristiana, el pensum de los seminarios, de las casas religiosas, la formación permanente de obispos y sacerdotes, y principalmente la formación laical, manteniendo estos últimos, desde su índole secular, la responsabilidad de transformar la realidad socio-cultural-política-económica de nuestros pueblos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons. José Luis Azuaje Ayala, Obispo de El Vigía – San Carlos del Zulia

  1. Pingback: Décima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. exiliumvitae dijo:

    La respuesta a la luz de Cristo que dan nuestros Jerararcas de la santa iglesia me hacen ver y meditar la influencia de Cristo en nuestra vida….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s