Intervención del Card. Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz

S. Em. R. Card. Peter Kodwo Appiah TURKSON
Presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz
(Ciudad del Vaticano)

Sábado, 13 de octubre de 2012

Fruto del Concilio Vaticano II, el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, en este tiempo tan significativo para toda la Iglesia, por su particular misión “de fomentar por doquier la justicia y el amor de Cristo hacia los pobres.. con el objetivo de estimular la comunidad católica para que fomente el desarrollo de las regiones necesitadas y la justicia social entre las naciones” se agrega con entusiasmo a ese “proceso de relanzamiento de la misión fundamental de la Iglesia” que es la nueva evangelización.

Efectivamente, como subraya el n. 130 del Instrumentum laboris de esta XIII Asamblea General Ordinaria, retomando las enseñanzas de los Sumos Pontífices Pablo VI y Benedicto XVI: “la evangelización «no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre […] El testimonio de la caridad de Cristo mediante obras de justicia, paz y desarrollo forma parte de la evangelización, porque a Jesucristo, que nos ama, le interesa todo el hombre. Sobre estas importantes enseñanzas se funda el aspecto misionero de la doctrina social de la Iglesia, como un elemento esencial de evangelización. Es anuncio y testimonio de la fe. Es instrumento y fuente imprescindible para educarse en ella”. Por otra parte, de la profunda experiencia pastoral del Beato Juan Pablo II como Obispo de Cracovia, además de su ministerio petrino, ha surgido la más eficaz definición de la doctrina social de la Iglesia: un “instrumento de evangelización”.

El móvil original de la evangelización es el amor de Cristo para la salvación eterna de los hombres: el anuncio de Jesucristo es el primer y principal factor de desarrollo.

Si la renovación es una exigencia constante de la evangelización – y con mayor razón lo es de la evangelización social, en cuanto sus estrategias deben acompañar las transformaciones de la sociedad -, es indudable que ésta debe notarse sobre todo ahora que nos encontramos en un punto de la historia en el cual la cuestión social se ha convertido, de manera radical, en una cuestión antropológica. Cuestión antropológica que conlleva, obligatoriamente, la cuestión de Dios. Si no se rechaza explícitamente a Dios, se tiende a considerar irrelevante la apertura del hombre a lo Transcendente.

Ahora bien, en consideración de este momento histórico, es urgente además la evangelización de la cuestión social, no sólo porque es un contenido ineludible de la nueva evangelización, sino también porque es, precisamente, un instrumento eficaz.

Muchas personas, de hecho, son hoy cada vez más sensibles a las cuestiones de los derechos humanos, la justicia, la ecología, la lucha contra la pobreza, temas que tocan tanto la vida concreta de las personas como la vida en común de las naciones. Esta es una realidad que puede ser acogida como una auténtica oportunidad para la nueva evangelización y, precisamente por esta razón, la puerta de acceso a la evangelización puede ser, de manera eficaz, la puerta de lo “social”.

Se trata, por lo tanto, de estudiar nuevas estrategias. He aquí algunas propuestas:

  • perseverar en el plano de la formación, con particular atención al estudio de la doctrina social de la Iglesia en los Seminarios, en las distintas casas de formación y en las parroquias;
  • no descuidar las oportunidades que ofrece el diálogo ecuménico e interreligioso;
  • en el plano de la actitud apologética a la que hace referencia el n. 138 del Instrumentum laboris, sería oportuno dar a conocer aún más la gran tradición de la “santidad social”. Por ejemplo: los sacerdotes Arcangelo Tardini y José María Arizmendarrieta (pastoral social); el Beato Giuseppe Toniolo (en el campo del trabajo); Robert Schuman, Alcide De Gasperi y Julius Nyerere (en el campo político).

Este frente, por llamarlo así, apologético, se inspira en cuanto afirmaba el Beato Juan XXIII en la Encíclica Mater et Magistra, a saber: “hoy más que nunca, es necesario que esta doctrina social sea no solamente conocida y estudiada, sino además llevada a la práctica”.

Por último, para subrayar una vez más la importancia de la nueva evangelización social: ¿por qué no plantear la hipótesis de que en la página web del Vaticano, en la voz “Textos Fundamentales”, además del Catecismo de la Iglesia Católica, aparezca también el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia? o, ¿por qué no se dedica una Asamblea Sinodal al tema, precisamente, de la (Nueva) evangelización de lo social?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención del Card. Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz

  1. Pingback: Novena Congregación del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s