Intervención de S. B. Fouad Twal, Patriarca de Jerusalén de los Latinos

S. B. R. Fouad TWAL
Patriarca de Jerusalén de los Latinos
Presidente de la Conferencia de Obispos Latinos en las Regiones Arábicas (C.E.L.R.A.)
(Jerusalén)

Sábado, 13 de octubre de 2012

La peregrinación a los Santos Lugares, y a las “piedras vivas” es un medio excelente para reavivar nuestra fe y la del peregrino, conociendo mejor el mundo cultural, histórico y geográfico donde han nacido los misterios en que creemos, y ocasión de encuentro personal y encarnado con la persona de Jesús.

Los cristianos de Tierra Santa son los descendientes directos de la primera comunidad cristiana, que es “la memoria colectiva viviente de la historia de Jesús”. La visita a los Santos Lugares, debidamente preparada y guiada con la lectura de la Palabra de Dios, y el encuentro con la comunidad, pueden fortalecer a los creyentes de poca fe y hacer renacer la fe en quien estaba muerta.

En este tiempo, en el que los Santos Lugares a veces son ofendidos y atacados, la presencia de los peregrinos es un verdadero testimonio de fe y de comunión con nuestra Iglesia del Calvario. ¡Tenemos necesidad de vosotros, de vuestras oraciones y de vuestra solidaridad! Allí donde los apóstoles gritaron a Jesús “auméntanos la fe” (Lc 17,5), venid también vosotros, queridos hermanos obispos, con vuestros sacerdotes, seminaristas y comunidades, a pedir al Señor la fe y la paz que nos falta.

Juzgo urgente la necesidad de que nuestra fe sea un estilo de vida que acerca a los otros.

Debemos cambiar cierta mentalidad negativa que considera la fe como pertenencia a una facción sociológica que conduce a la militancia y a la violencia. La verdadera fe nos ayuda a sentirnos más hijos de Dios y, por tanto, más hermanos de los otros, a costa de la cruz y de la sangre.

Para que la nueva evangelización sea moderna y eficaz debe partir de nuevo de Jerusalén, de la primera comunidad cristiana anclada en la persona de Cristo, pues tenía una causa por la que estaba dispuesta a afrontar cualquier sacrificio y a ofrecer el don de la misma vida.

Nuestras comunidades viven en minoría en medio de creyentes diversos. Las circunstancias las han impulsado a encerrarse en sí mismas, preocupadas por defenderse, sensibles a los propios derechos, atentas a sus lugares y a su rito. Comunidades introvertidas y miedosas. La fe es para muchos un hecho hereditario y social, en vez de ser más personal y comprometido. No se trata de sobrevivir, sino de abrirse y comunicar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención de S. B. Fouad Twal, Patriarca de Jerusalén de los Latinos

  1. Pingback: Novena Congregación del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s