Intervención de Mons. Romulo G. Valles, Arzobispo de Davao

S. E. R. Mons. Romulo G. VALLES
Arzobispo de Davao
(Filipinas)

Sábado, 13 de octubre de 2012

El Instrumentum Laboris (nº 80) menciona la hermosa experiencia de la formación y el desarrollo de las comunidades eclesiales de base en parroquias, y cómo esto transformó dichas parroquias en comunidades de fe animadas y joviales. Nuestra experiencia en Filipinas ―y tengo experiencia de primera mano de ello en la región y en la isla de Mindanao― confirma este hecho.

Las llamamos comunidades eclesiales de base. La fe cristiana recibe más sostén y alimento, se profundiza, está más protegida cuando tanto personas como familias la viven y la practican en el seno de estas comunidades eclesiales de base. En estas comunidades, el testimonio y la profesión de la fe, al igual que el catecismo necesario acerca de nuestra fe, se experimentan de modo más intenso; las celebraciones de la fe, especialmente el Santo Sacrificio de la Misa, se experimentan como emotivos encuentros con el Señor, a través de su Palabra y de la Eucaristía; y el servicio de la caridad se percibe con facilidad y es muy sentido. Gracias a nuestra experiencia positiva de la presencia de las comunidades eclesiales de base en nuestras diócesis y parroquias albergamos la esperanza de que es posible llevar a cabo nuestra misión, la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. Estamos convencidos de que el hecho de que hayan surgido y se hayan desarrollado estas comunidades eclesiales de base verdaderamente ha sido por inspiración del Espíritu Santo.

El Instrumentum Laboris (nº 138-146) también menciona la exigencia del primer anuncio. Esto realmente me llamó la atención. Primero porque se hace una muy buena e interesante explicación y descripción de la cuestión. Segundo porque en numerosas diócesis de Filipinas de hecho estamos organizando eventos y actividades que se pueden realmente considerar modalidades de “primer anuncio”, sin que en realidad los consideremos o nos refiramos explícitamente a ellos como tales, según los describe el Instrumentum Laboris.

Debemos seguir haciéndolos, porque hemos visto cuán eficaces son a la hora de sostener, alimentar y celebrar nuestra fe en Jesús Nuestro Señor. Ahora lo conocemos más. Ahora estamos mucho más animados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons. Romulo G. Valles, Arzobispo de Davao

  1. Pingback: Décima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Margarita Bartolomé Pina dijo:

    ¡Qué bonita experiencia! Esas comunidades vivas nos evangelizan a los que vivimos en Occidente y nos descubren la manera cotidiana de evangelizar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s