Intervención de Mons. Manuel José Macário Do Nascimento Clemente, Obispo de Porto

S. E. R. Mons. Manuel José MACÁRIO DO NASCIMENTO CLEMENTE
Obispo de Porto
(Portugal)

Sábado, 13 de octubre de 2012

La “novedad” de la nueva evangelización no puede ser otra que el redescubrimiento y la profundización de la novedad constante de Cristo, en las circunstancias actuales de la Iglesia y del mundo.

Circunstancias que, en mi país, se caracterizan además por una población muy móvil y a menudo con una mentalidad opaca.
La movilidad de la población añade al éxodo rural hacia la ciudad la facilidad de comunicación cotidiana entre diferentes lugares, en algunos puntos fijos o de paso, por motivos de trabajo o de descanso (fín de semana). La opacidad puede derivar de la mayor densidad de las “realidades temporales” cuando absorben la atención inmediata y las intenciones a medio plazo, sin abrirse fácilmente al horizonte espiritual y religioso. Se generaliza de este modo el secularismo personal y ambiental.

Estas circunstancias causan unos problemas relativamente “nuevos” para la evangelización, al menos por la intensidad con la que se presentan. Las comunidades que eran más estables, como las familias y las parroquias, en las cuales el conocimiento de Cristo y la vida cristiana se transmitían naturalmente, han cambiado y no integran fácilmente a sus miembros, sobre todo a los más jóvenes.

La dispersión y la movilidad dificultan la convivencia habitual, familiar y comunitaria. El individualismo de la vida, potenciado por la tecnología, lleva al subjetivismo y a una cualidad virtual de la vida que enrarecen la realidad social y eclesial. Por consiguiente, no es fácil unir al individuo y a la sociedad, o al creyente y a la comunidad. Realmente no es nada fácil.

Creo, por lo tanto, que la “novedad” que tenemos que buscar para la evangelización de hoy se presenta como un redescubrimiento de Cristo vivo en la coexistencia de comunidades específicas. Éstas, a su vez, deberán integrar lo lazos interpersonales, actualmente indispensables: comunidades intercomunitarias, puntos fijos pero interconectados. En cualquier caso indispensablemente comunitarias, porque sabemos que cuando permanecemos juntos experimentamos y compartimos mejor la presencia del Resucitado entre nosotros (cfr. Jn 20,26).

Las primeras comunidades, alimentadas por las conversiones auténticas y mediante una verdadera iniciación cristiana, han dado origen, desde el testimonio vital y la reflexión de sus pastores, a unas expresiones y prácticas sociales y culturales de gran alcance. Las comunidades monásticas y parroquiales que surgieron entonces dieron vida al cristianismo medieval, con espléndidos resultados en diferentes ámbitos, tanto eruditos como populares.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención de Mons. Manuel José Macário Do Nascimento Clemente, Obispo de Porto

  1. Pingback: Novena Congregación del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s