Intervención de Mons. Julio Hernando García Peláez, Obispo de Istmina – Tadó

S. E. R. Mons. Julio Hernando GARCÍA PELÁEZ
Obispo de Istmina – Tadó 
(Colombia)

Sábado, 13 de octubre de 2012

Aunque la Iglesia es toda ella responsable de transmitir la fe, sin embargo, los obispos son responsables de garantizar que tal acción se haga de un modo nuevo.

El obispo no puede renunciar al ejercicio del carisma que le compromete con la evangelización. Le asiste el Espíritu Santo para que sea el responsable de animar, proponer y crear nuevas maneras para transmitir la fe en el desierto espiritual que atraviesa la humanidad.

Evangelizar constituye su talante y su vocación propia. No sería fiel ni obediente al mandato del Señor si no es esa su tarea fundamental. El Obispo no evangeliza por gusto, ni por estrategia, sino porque para eso ha sido llamado y ha sido enviado.

Si el obispo asume con toda entereza su responsabilidad apostólica se genera un cambio radical, una verdadera conversión pastoral en la iglesia particular. El obispo como principal responsable de transmitir la fe, será el protagonista de ese cambio.

Reavivando el carisma apostólico, lleva a su iglesia particular a un estado de misión permanente, consagrando todas sus fuerzas y recursos para que el Kerigma, la catequesis, la vida de comunidad y la solidaridad no le falten nunca al rebaño de manera sistemática e integral.

El obispo sabe que no está sólo, lo asiste el Espíritu del Resucitado, la intercesión de los grandes evangelizadores y un pueblo numeroso. Como sucesor de los apóstoles, consagra todas sus energías y lidera todas las acciones para garantizar la transmisión de la fe a una humanidad sedienta de sentirse amada de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Intervención de Mons. Julio Hernando García Peláez, Obispo de Istmina – Tadó

  1. Pingback: Novena Congregación del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Julio Hernando: FELICITACIONES, me llena de gozo el saber que entiendes tan bellamente el Ministerio Episcopal y la misión propia del Obispo en la Iglesia. TE SALUDA CON MUCHO AFECTO EN JESÚS Y MARÍA, el padre VICTOR MUÑOZ R.CJM.

  3. Es clara su aportación, muy real y objetiva. Felicidades. En nuestra Iglesia Católica, necesitamos en todos los niveles más formación en los fundamentos y contenidos de nuestra fe, y espacios de acción para laicos. Urge que los laicos sean incluidos en los programas pastorales, no sólo como ayudadores de los sacerdotes, sino como verdaderos evangelizadores. Y para ello, es necesaria la implementación Diocesana de Escuelas de la fe, seminarios de Formación Bíblica, Teológica y Apostólica; no sólo para unos cuantos que se encuentran motivados y buscan esos espacios, sino que de la Diócesis salgan esos proyectos, se difundan, implementen y hagan verdaderas brechas a seguir, a fin de ir eliminando lo que durante tantos siglos se ha venido generando: La exclusión de la intervención laical y por lo mismo la apatía e indiferencia a la voz de sus pastores. Y no en pocas ocasiones los ataques y fijaciones negativas, que denotan una clara ignorancia de la doctrina y puntos de vista en canales distintos y distantes.

  4. Monseñor Julio Hernando su intervención y participación en el Sínodo, al igual que su ministerio episcopal, son una gran invitación a la entrega fiel y gozosa de cada uno de nosotros por amor a Jesucristo, a su Iglesia y a la santificación de todos nuestros hermanos y comunidades.
    Cordialmente,
    P. Alexis Gil

  5. Francisco Javier Ramírez Castrillón Pbro. dijo:

    que bien, espero que nuestros Obispos comuniquen su experiencia de salvación que viven en y con sus Iglesias. La celebran y anuncian donando todo su ser a quienes se les ha encomendado Un abrazo desde la Parroquia Santa María de los Angeles. Pereira. Francisco Javier Pbro.

  6. Pingback: Sinodo de los Obispos | PARROQUIA DE SAN MIGUEL ARCANGEL

  7. manuela dijo:

    mi Tio, mas que uno de los misioneros mas luchadores de todos los tiempos un ejemplo de vida incondicional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s