Intervención de Mons.Juan de la Caridad García Rodfríguez, Arzobispo de Camagüey

S. E. R. Mons. Juan de la Caridad GARCÍA RODRÍGUEZ
Arzobispo de Camagüey
(Cuba)

Sábado, 13 de octubre de 2012

La nueva evangelización es muy antigua. Proviene del primer y más grande evangelizador: Jesucristo. Él nos dice: “vayan a todos los pueblos”. Es muy importante ir porque si no vamos ¿a quiénes anunciamos el evangelio de Cristo?

 

El Beato Juan Pablo II, mensajero de la verdad y la esperanza, y Benedicto XVI fueron a Cuba y el Espíritu Santo hizo ir a los católicos cubanos a tocar todas las puertas de todas las casas para anunciar la venida de quienes venían en nombre de Cristo. La Virgen María de la Caridad, Madre y Patrona de Cuba, mediante una histórica imagen, fue a todos los pueblos de Cuba y los misioneros fueron antes para anunciar que la Virgen es la Madre del Hijo de Dios hecho hombre y que la caridad ha de unir a todos los hijos de la Virgen.

También nosotros, obispos, tenemos un mandato de ir a conocer a nuestras ovejas en sus casas, plazas juveniles, campos deportivos, lugares festivos, cárceles, hospitales, escuelas y demás para decirles que el camino de la felicidad, la verdad real y la vida verdadera es Cristo.

Visitando a los que no conocen el evangelio de Cristo podemos enseñar en la creatividad cautivadora y la paciencia de la mamá que da de comer a su hijo aunque él no quiera y al final termina comiendo.

Tenemos el mandato de enseñar todo lo que el Señor nos ha mandado. Enseñar positivamente la maravilla de la vida que empieza en el seno materno, el matrimonio natural, fiel y fecundo, la riqueza de la ancianidad, las virtudes y los valores es más eficaz que regañar y amenazar a los que se han equivocado muchas veces por ignorancia. Porque tal vez no pudieron hacerla de otra manera.

La evangelización en Cuba comenzó por la sacramentalización. Como hoy, muchos sin saber bien lo que piden, quieren bautizar a sus hijos y celebrar misas por los difuntos. El arte pastoral es catequizar antes, en medio de la celebración y después.

La caridad siempre ha sido testimonio evangelizador eficaz. El Espíritu Santo nos conceda construir comunidades que se distingan por el amor entre sí y para con todos. San Juan de Ávila y Santa Ildegarda están en el cielo desde hace siglos y hoy siguen evangelizando. Sin dudas, los mejores evangelizadores son los santos y las santas.

Cuando el obispo es protagonista de la evangelización en su diócesis, toda su iglesia va detrás de él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons.Juan de la Caridad García Rodfríguez, Arzobispo de Camagüey

  1. Pingback: Décima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Sor Indira González Shoda, Sierva de María dijo:

    Muy bien, Monseñor Juan y usted nos lo dice más que con palabras mediante su testimonio. Muchas gracias en nombre de todos los cubanos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s