Intervención de Mons. Filippo Santoro, Arzobispo de Taranto

S. E. R. Mons. Filippo SANTORO
Arzobispo de Taranto
(Italia)

Sábado, 13 de octubre de 2012

La Nueva Evangelización necesita encontrar a los cristianos que se han alejado y dialogar con la cultura actual del mundo. Pero el mundo muchas veces no tiene ningunas ganas de dialogar con nosotros, y si lo hace es sólo en contiendas fijadas por él según el espíritu del tiempo.

También al principio de la Evangelización nadie tenía interés en dialogar con los cristianos, con ese pequeño grupo de hombres extraños que creían que un hombre crucificado había resucitado. Pero era precisamente a este mundo al que se dirigían, mostrando a quienes los ignoraban o los perseguían la experiencia de una vida cambiada y la propuesta de la salvación. A ese mundo no se respondía con un discurso, sino con el milagro de una humanidad transformada.

Después de 27 años de misión y de servicio a la Iglesia en Brasil, he vuelto a Italia, a una diócesis de antigua evangelización, en el contexto de una religiosidad popular extendida y sentida, en la que la fe está siendo provocada duramente por la secularización. Debido a los efectos contaminantes de la mayor fábrica siderúrgica de Europa, doce mil personas (veinte mil con las fábricas satélites) corren el riesgo de perder el puesto de trabajo y otras muchas personas ya han sido víctimas de tumores y otras graves enfermedades debidas a la contaminación ambiental.

La Iglesia no se ha quedado mirando, sino que ha salido enseguida en defensa de la vida atacada por la dioxina y otras sustancias tóxicas, a la vez que ha defendido el trabajo que permite el desarrollo de la vida. Como no tenemos a disposición una receta para la solución de este grave problema, hemos ofrecido una presencia solidaria y un apoyo concreto a los afectados por los efectos desastrosos de esta triste alternativa en este período de recesión económica mundial. No ofrecemos soluciones, sino la proximidad, conscientes de la misión de ser peregrinos junto a los que sufren, favoreciendo el diálogo y la concertación por el bien común. Por eso he visitado a los obreros del alto horno 5 que hacían huelga a 60 metros de altura y he encontrado a los enfermos de tumores, he visitado la liga contra la leucemia, la esclerosis múltiple, la asociación nacional contra los tumores y otras asociaciones, como la de los niños contra la contaminación. Pero el conflicto continúa abierto y vemos la profunda crisis humana y social de este modelo de desarrollo económico.

Jesús abrazó al necesitado, se puso de parte de los pobres, los pequeños, los pecadores, los marginados. Los amó y con eso reveló el rostro del padre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención de Mons. Filippo Santoro, Arzobispo de Taranto

  1. Pingback: Novena Congregación del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s