Intervención de Mons. Benjamin Phiri, Obispo auxiliar de Chipata

S. E. R. Mons. Benjamin PHIRI
Obispo titular de Nachingwea
Obispo auxiliar de Chipata
(Zambia)

Sábado, 13 de octubre de 2012

Considerando los números 122, 159 y 160 del Instrumentum laboris, nosotros, la Conferencia Episcopal de Zambia (ZEC sus siglas en inglés) y la Asociación de Miembros de las Conferencias Episcopales en África Oriental (AMECEA sus siglas en inglés), afirmamos aquí y ahora que un clero y unos religiosos bien formados aumentarán los esfuerzos evangelizadores de la Iglesia en la Nueva Evangelización, pues en muchas partes de África la Evangelización aún sigue estando en su infancia. Un clero comprometido ayudará a formar la mente y el espíritu de todo el pueblo de Dios de tal modo que, a través de sus enseñanzas y vida, la gente pueda aprender imitando a sus pastores.

Hasta ahora este esfuerzo ha estado entorpecido a veces por un planteamiento del ministerio pastoral que tiene dos aspectos, uno teórico y otro práctico. Todos los que han recibido una formación sacerdotal o religiosa han tenido una preparación académica y teológica muy buena, pero a menudo son testigos pobres de la palabra que predican. Para poder tener algún impacto en la predicación de la Palabra en el nuevo esfuerzo evangelizador, los pastores tienen que dar ejemplo. Esto requerirá una mejor preparación de los formadores y, también, un seguimiento más cercano de los candidatos al sacerdocio y la vida religiosa. Muchos estudiantes de nuestros seminarios no están a veces en relación de igualdad con sus formadores. Esto hace imposible llevar a cabo una formación significativa, lo que conduce a situaciones donde muchos candidatos inadecuados llegan al sacerdocio para convertirse, más tarde, en malos pastores, desperdigando el rebaño más que reuniéndolo. Los Obispos diocesanos y los Ordinarios locales tienen que resistir a la tentación de buscar personal sólo para cubrir las vacantes en las parroquias e instituciones. Tienen que resistir a la tentación de enviar cualquier sacerdote cualificado académicamente a un seminario o casa de formación, pues la formación académica no equivale a la idoneidad de formar a otro ser humano para que sea un pastor valioso del rebaño. Los Ordinarios locales deberán invertir más en programas de formación continua y otros seminarios, para que así los pastores se transformen también en buenos directivos de los bienes espirituales y materiales de la Iglesia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Mons. Benjamin Phiri, Obispo auxiliar de Chipata

  1. Pingback: Décima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Carles dijo:

    Serio, Monseñor, muy serio este asunto de la formación y de quiénes son admitidos al ministerio y cómo son formados… (Porque muchas consecuencias están por llegar…). Y gracias por su claridad. La verdad nos hace libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s