Intervención de Mons. Cornelius Fontem Esua, Arzobispo de Bamenda

S. E. R. Mons. Cornelius Fontem ESUA
Arzobispo de Bamenda
(Camerún)

Viernes, 12 de octubre de 2012

Las pequeñas comunidades Cristianas son Iglesias de barrio y, como tales, son las unidades operativas más pequeñas de la Iglesia a nivel de base. Su territorio se define oficialmente dividiendo el territorio de la parroquia en unidades más pequeñas de acuerdo al tamaño de la parroquia y al número de Cristianos. Estas comunidades están en mejores condiciones de recibir e integrar a los nuevos miembros, asegurándose de que se los inicia adecuadamente en la fe y de que se los inserta en la comunidad Cristiana.

En el contexto de la evangelización inicial la organización de las iglesias parroquiales, generalmente muy amplias y de difícil acceso, en pequeñas comunidades Cristianas desde el comienzo, permite integrar a los neófitos en la comunidad de fe y enfatizar el hecho de que, como Cristianos, no están solos sino que forman parte del Cuerpo de Cristo.

La comunidad les proporciona el apoyo necesario desde el punto de vista material, moral y espiritual y la solidaridad para que puedan sobrevivir en un ambiente y en una cultura predominantemente no Cristianos y, a veces, hostiles a la fe Cristiana que acaban de abrazar.

Un proceso bien planeado de iniciación en la comunidad durante el catecumenado postbautismal sería útil para inculcar en los neófitos un sólido sentido del compromiso y de pertenencia a la comunidad.

La organización de la parroquia en pequeñas comunidades Cristianas, permitiría que los neófitos comprendan que ahora son miembros de una Iglesia que es una familia cuyos lazos de unión y solidaridad deberían ser más fuertes que los lazos de su familia natural. Por lo tanto, la comunidad Cristiana no es solo similar al sistema de familia extendida, sino que la incluye, la supera, la eleva y la integra en una comunidad nueva y más amplia, es decir, en la comunidad del Pueblo de Dios, en la cual no existen los judíos o los griegos, en la cual no hay distinciones de tribus y de idiomas. También son necesarias en las parroquias urbanas, considerando el éxodo masivo desde las zonas rurales y la rápida urbanización que está teniendo lugar actualmente en África y en otros lugares. Esto es un requisito para poder ocuparse de la juventud que ha perdido la seguridad social y moral del sistema tradicional de familia extendida, sistema que dejaron en su pueblo de origen, para evitar que sean víctimas de la manipulación de sectas y de peligrosas ideologías.

El enfoque pastoral de la pequeña comunidad Cristiana es la nueva manera de ser Iglesia que hace posible que todos estén más comprometidos, que participen y que colaboren en el trabajo de evangelización con nuevo ardor, método y expresión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención de Mons. Cornelius Fontem Esua, Arzobispo de Bamenda

  1. Pingback: Séptima Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s