Intervención del Card. Joachim Meisner, Arzobispo de Colonia

S. Em. R. Card. Joachim MEISNER
Arzobispo de Colonia
(Alemania)

Jueves, 11 de octubre de 2012

Está en la naturaleza de la fe el que se difunda y pueda ser transmitida. La historia de los Apóstoles nos lo demuestra en la persona de Felipe, a quien el Espíritu de Dios conduce de Jerusalén hacia Gaza (cfr, Hch 8, 26-40). Felipe encuentra un funcionario de la reina de Etiopía que, sentado en un carro, estudia un texto de Isaías, que había recibido de un comerciante de material religioso cerca del templo. Felipe le pregunta al distinguido señor si comprende lo que está leyendo. La respuesta la conocemos: “¿Cómo lo puedo entender si nadie me hace de guía?”(Hch 8, 31).

 

Felipe sube al carro, le explica la escritura y poco después detiene el carro y se hace bautizar en un riachuelo que corre por allí cerca. Aquí se hace evidente una Iglesia en camino, que va por las calles y plantea interrogantes a los hombres.

Hoy la mayor parte de los cristianos son felices si nadie les plantea interrogantes.

De cinco hombres que cada día encontramos por el camino, tres se encuentran en las mismas condiciones que el funcionario etíope, lejos de toda socialización religiosa en su vida de cada día.

Llevan el fardel de una información sobre el sentido de su vida sepultada en el pasado, que hojean tristemente, sin comprender qué relación tiene con su vida. Del mismo modo, han comprado también un trozo del mensaje bíblico, como el viajante que había comprado el paso de Isaías, pero no hay nadie que los guíe, nadie que construya un puente entre la palabra de la fe y su vida cotidiana. Es evidente que a muchas personas del mundo moderno no les interesan las cuestiones religiosas.

Pero en realidad, al menos en Europa, gran parte de los hombres se enfrentan con interrogantes y no saben o no admiten que se trata de interrogantes religiosos. Por tanto, el lugar de la difusión de la fe es el de las calles de nuestras ciudades y de nuestras aldeas. Y no es necesario recurrir a un cristianismo informado para obedecer a la llamada de Dios. Alcanza con caminar un poco por las calles; se puede tratar sólo de lo que hemos visto que le ha sucedido a Felipe.

Con frecuencia no nos dejamos implicar por los problemas de otra persona, pensando que debería resolverlos ella sola. Quizás se necesita sólo un poco de escucha, de comprensión y la obra buena de ponerse en el lugar del otro, de subir al carro de su vida y acoger sus preguntas. Esto significa partir y reflexionar desde la situación en que se encuentra el otro.

El testimonio que se da de Jesucristo no conlleva una cristología completa y aprobada por la Iglesia, sino algo mucho más amplio: implica una correspondencia con la propia vida, y es igual, si se trata de algo único, insignificante. En muchas comunidades espirituales existen estos testimonios de la fe. Son necesarios para traer el Evangelio a nuestros días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención del Card. Joachim Meisner, Arzobispo de Colonia

  1. Pingback: Sexta Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s