Intervención de Mons. Yves Le Saux, Obispo de Le Mans

S. E. R. Mons. Yves LE SAUX
Obispo de Le Mans 
(Francia)

Jueves, 11 de octubre de 2012

Creo que es necesario aclarar el significado de la expresión “nueva evangelización”. No se trata de una reprobación del pasado, ni de un repliegue de identidad, ni de una reconquista. Se trata de anunciar la novedad de la Salvación de Cristo, la misericordia de Dios, en un mundo que está cambiando profundamente, que vive como si Dios no existiese, confrontándose a un profundo vacío interior.

Primeramente, hay que tener la osadía de hablar de Dios, de despertar en el corazón del hombre la nostalgia de Dios.

Voy a confiarles tres preocupaciones.

Despertar la conciencia misionera de los bautizados. La evangelización, la transmisión de la fe pasa primero de todo de persona a persona. Todo bautizado es capaz de dar testimonio a sus familiares, a sus vecinos, a sus compañeros de la alegría humilde que representa conocer a Cristo. Existe una verdadera dificultad. Muchos están marcados por una forma de relativismo, del que no tenemos tomadas las medidas. Reducimos la fe a una simple opción personal.

La cuestión de los “bautizados no creyentes”, que se dirigen a los sacerdotes pidiendo el bautismo para sus hijos o para que les preparen al matrimonio. Estos ignoran el sentido de su petición. A veces, se declaran no practicantes, no creyentes y esto desespera a los sacerdotes. ¿Cómo acoger sus peticiones? ¿Cómo transformarlas en un camino de tipo neocatecumenal, que se inspire en el ritual de los catecúmenos adultos? El futuro de la evangelización depende del redescubrimiento y la experiencia del sacramento de la reconciliación, que es central. Conviene trabajar también sobre una adecuada comprensión de los sacramentos de iniciación (bautismo, confirmación, eucaristía), sobre su unidad.

Ya no vivimos en un contexto de cristiandad, pero seguimos organizándonos como si todavía fuera así. No hay que pensar en términos de cobertura del territorio, ni de reclutamiento de personal, frente al reducido número de sacerdotes. Es preciso suscitar comunidades cristianas, vivas, alegres, atravesadas por un impulso misionero.

El verdadero desafío es el anuncio de la alegría de la Salvación, del amor misericordioso, a todos. Es necesario crear espacios nuevos en los cuales sea posible entablar un diálogo con quienes están alejados de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intervención de Mons. Yves Le Saux, Obispo de Le Mans

  1. Pingback: Sexta Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s