Relación sobre Oceanía por Mons. John Atcherley Dew, Presidente de la Federación de las Conferencias Episcopales de Oceanía

John Atcherley DEW
Arzobispo de Wellington (Nueva Zelanda)
Presidente de la Federación de las Conferencias Episcopales de Oceanía (FCBCO)

Lunes, 8 de octubre de 2012

1. Aquí, en esta Aula, en el Sínodo para Oceanía de 1998, el Padre Timothy Radcliffe, entonces Prior General de los Dominicos, acuñó la bella frase “Islas de Humanidad” al hablar de Oceanía. Estas “Islas de Humanidad” se reflejaron en la Exhortación Post-Sinodal “Ecclesia in Oceania”, que el Papa Juan Pablo II tenía que haber proclamado durante su visita pastoral a Nueva Caledonia. Sin embargo, su frágil salud no lo hizo posible, por lo que “Ecclesia in Oceania” se convirtió en el primer documento importante del Vaticano en ser lanzado electrónicamente. Oceanía, que cubre un tercio de la superficie de la tierra, lejos del centro tecnológico del universo, ¡se benefició de las comunicaciones electrónicas! La Exhortación fue una llamada para que toda la población de Oceanía centrara de nuevo su vida en Jesucristo: seguir su camino, decir su verdad y vivir su vida.

La Exhortación introdujo a muchos también al nuevo término: “Nueva Evangelización”. “Es la evangelización la misión de la Iglesia de proclamar al mundo la verdad de Dios revelada en Jesucristo… Hoy es precisa una nueva evangelización, para que cada uno pueda escuchar, comprender y creer en la misericordia de Dios, destinada, en Cristo Jesús, a todos los pueblos.” (EO 18). Ese “hoy” es el “hoy” bíblico: “Si hoy oyes su voz…”. Hoy, la Iglesia en Oceanía está invitada a oír de nuevo la invitación de Jesucristo a seguir su camino, decir su verdad y vivir su vida bajo las constelaciones de la Cruz del Sur que ilumina el cielo nocturno en toda Oceanía. ¿Cuáles son las islas de humanidad que reconocemos en las diócesis y países de nuestras cuatro Conferencias Episcopales, que constituyen la Federación de las Conferencias de Obispos Católicos de Oceanía?

La Conferencia Episcopal del Pacífico (CEPAC). Desde el Sínodo para Oceanía ha nacido más del 30% de la población de esta vasta región. Vemos por todas partes la vitalidad de los jóvenes: el gran número que participó en la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney en 2008; las celebraciones anuales Téné en Nueva Caledonia; el festival de la juventud de Samoa a principios de este año; las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa con un alcance misionero más allá de la zona de la CEPAC. En esta gente joven vemos un búsqueda sincera, y a veces dolorosa, de un significado y una espiritualidad que tienda un puente entre los valores culturales tradicionales y la exaltación de la era tecnológica con el afán de poseer un Ipad o un smartphone. A veces es difícil para ellos resistir a las falsos atractivos de unos medios de comunicación y una industria de entretenimiento agresivos. La publicación por parte de la CEPAC del Catecismo de la Iglesia Católica y el YouCat, tanto en francés como en inglés, se han demostrado un instrumento valioso para la formación de los jóvenes.

En NUEVA ZELANDA hemos sido testigos de una nueva vitalidad de la vida católica a través de la diversidad étnica, como resultado de la migración de la población. La población más numerosa proviene de las Islas del Pacífico y las Filipinas con un pequeño, pero significativo, número de católicos -y catecúmenos-; de Oriente Medio, India, Corea, China y Sudán. Gente que trae su fe y espiritualidad católica… pero también sus experiencias de guerra, pobreza y desplazamiento, las cuales han forjado su fe. Nueva Zelanda tiene también una fuerte base bicultural que se fundamenta en el Tratado de Waitangi, firmado por la Corona Británica y la población Maorí en 1840. Este Tratado proporciona “la base moral para la presencia de todas las poblaciones en Aotearoa-Nueva Zelanda” (NZCBC Statement, Adviento, 1989).

En AUSTRALIA hay un fuerte compromiso con la sociedad a través de la educación de los adultos y las nuevas formas de liderazgo laico en la Iglesia. Australia es el más avanzado de los países de la Federación en lo referente a medios de comunicación y tecnología, que ha compartido generosamente, por ejemplo, sosteniendo la red de radios católicas en las Islas Salomón, y con su disponibilidad sigue compartiendo los recursos electrónicos para la evangelización, la educación y la formación pastoral. En los últimos dos años, la diócesis de Broken Bay ha ofrecido conferencias vía internet que se han emitido online a través del mundo. En la primera de estas conferencias vía internet, en la que yo participé desde Wellington, Nueva Zelanda, estaba fascinado viendo a los anfitriones australianos, en conexión vía satélite, dando la bienvenida y hablando con participantes de muchos países del Pacífico, de las Islas Salomón, de Filipinas, la India e incluso de países lejanos como Canadá y Reino Unido. Esta nueva tecnología es un agente vital de la Nueva Evangelización.

PAPÚA NUEVA GUINEA y las ISLAS SALOMÓN son los líderes en la búsqueda e inculturación práctica del Evangelio, tal como fomenta la Exhortación Post-Sinodal Ecclesia in Oceania (n. 16-17). Su cultura refleja los valores del Evangelio sobre la sacralidad de la vida humana y la hospitalidad. Varias congregaciones religiosas internacionales – clericales y laicas – han establecido sus programas de formación en Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón debido a la solidez de sus estudios superiores y su disponibilidad en la formación a la inculturación. Hay una parte significativa de la población en esos países que están oyendo el mensaje del Evangelio por primera vez, como, por ejemplo, los más de 60 bautizados en una parte de las Islas Salomón la Semana Santa pasada.En cada una de nuestras cuatro Conferencias, las escuelas católicas trabajan bien y son una parte integral de la vida parroquial. Nuestras escuelas son un terreno fértil para la “nueva evangelización”, y ofrecen la oportunidad de volver a comprometer a las familias en la vida de la Iglesia.

San Pedro Luís María Chanel está reconocido como el protomártir de Oceanía, y se ha pedido su intercesión durante muchos años. Hace dos años, la canonización de Santa María de la Cruz MacKillop despertó mucho interés en Australia y en el Pacífico en general. El interés de los medios de comunicación fue intenso y la canonización aportó maravillas a la Iglesia. Modelos de tal santidad siguen siendo de inspiración: el Beato Peter to Rot de Papúa Nueva Guinea y el Beato Pedro Calungsod, de Guam, el “santo adolescente” que será canonizado en breve durante este Sínodo. En Nueva Zelanda esperamos noticias sobre la causa de Suzanne Aubert. Estos ejemplos harán más por la Nueva Evangelización de lo que imaginamos, pues los medios de comunicación están interesados en ellos y capturan la imaginación de la gente.

2. Estas “islas de humanidad”, sin embargo, están construidas en una cadena volcánica de placas tectónicas inestables, que de vez en cuando explotan en la superficie como “islas de inhumanidad”.

CEPAC: hace 50 años que todos los países de la región CEPAC son independientes del dominio colonial, o han conseguido una forma de autogobierno interno. Sin embargo, algunos aún están luchando para elegir una forma de gobierno que refleje tanto su unicidad cultural como el deseo de una democracia moderna, como pueden ser lo casos de Fiji y Tonga. Esta continua inestabilidad política a veces desemboca en la violencia, incluso con pérdida de vidas humanas.

Varios de estos países / diócesis están seriamente afectados por el cambio climático, como por ejemplo, las islas bajas de Kiribati, Tuvalu, Tokelau, Rotuma, Islas Cook del Norte y Polinesia Oriental. “Mar y tierra, agua y suelo … con su esplendor y belleza” (EO 6) están bajo seria amenaza, y mucho más a los que para vivir dependen de los dones de esta tierra y este mar. La preocupación por los pobres y los más vulnerables tendrá que incluir las necesidades particulares de unos posibles “refugiados ambientales”.

En NUEVA ZELANDA reconocemos que el saeculum está donde “los creyentes y no creyentes interactúan y comparten una humanidad común “ (IL 54). El “Atrio de los Gentiles” es un lugar privilegiado de evangelización. Este es el lado positivo de la secularización. Sin embargo, un secularismo agresivo y un fracaso en la aceptación de la trascendente dignidad de la persona humana a menudo bloquea el diálogo con la sociedad en clave bioética o sobre cuestiones sociales, como, por ejemplo, la eutanasia, el aborto y la definición de matrimonio. Este secularismo también presenta un desafío para el número creciente de creyentes de otros credos que han hecho de Nueva Zelanda su hogar, a saber: musulmanes, hindúes, budistas y sijs. A menudo vienen de un encuentro mucho más positivo con los cristianos de su país de origen, y se escandalizan por lo que ven en lo que ellos pensaban que era “un país cristiano”.

PAPÚA NUEVA GUINEA y las ISLAS SALOMÓN: en una región con tanta diversidad étnica y social, hay cuestiones serias sobre la justicia social: la ruptura de los valores culturales tradicionales y la fragmentación social, la alta incidencia de SIDA, la pobreza y corrupción opresiva, la tensión en cuanto a los recursos naturales, la rápida urbanización, el frecuente recurso a la violencia, las disputas fronterizas con Indonesia sobre Papúa Occidental. La solidez de la inculturación mencionada antes será puesta a prueba en la respuesta que se dé a estos ámbitos de justicia social.

AUSTRALIA: la vasta “tierra del sur del Espíritu Santo” tiene también unos desafíos importantes en la tarea de la Nueva Evangelización: el diálogo con una sociedad cada vez más securalizada, conseguir que disminuya la brecha entre ricos y pobres, promover la dignidad de las poblaciones indígenas y de las personas que buscan asilo político, así como las mismas cuestiones bioéticas y sociales a las que se tiene que enfrentar Nueva Zelanda. Australia a menudo sufre a causa de la devastación de fuegos en el monte, con grandes pérdidas de vidas y propiedades. Estos fuegos son uno de los efectos del cambio climático. Mientras los desastres naturales en Oceanía son a menudo pequeños a escala global, tienen por otro lado un enorme impacto en las naciones más pequeñas y en las economías frágiles.

3. La Nueva Evangelización en este contexto.

El Instrumentum laboris (78) nos recuerda los tres requisitos básicos para la Nueva Evangelización:

  • La capacidad de discernir… dentro de las presentes circunstancias, convencidos de que también en estos tiempos es posible anunciar el Evangelio…
  • La capacidad de vivir la fe cristiana;
  • Una clara y explícita relación con la Iglesia.

Estos requisitos son una llamada a la conversión en el contexto de la Nueva Evangelización en Oceanía. “Hoy es precisa una nueva evangelización, para que cada uno pueda escuchar, comprender y creer en la misericordia de Dios, destinada, en Cristo Jesús, a todos los pueblos” (EO 18).

a. “La evangelización significa que tenemos que hablar sobre los evangelizadores”. La formación, y su continuidad, de todos los involucrados en la misión evangelizadora de la iglesia debe ser nuestra prioridad. Esto significa descubrir de nuevo el don y la vocación del Bautismo, encontrar a Jesús Resucitado en las escrituras y la comunidad eclesial reunida alrededor de la Eucaristía, un renovado compromiso con la oración y la contemplación, los estudios bíblicos y la lectio divina, un servicio generoso y valiente a la comunidad eclesial y la sociedad, la defensa y promoción de la vida familiar y los valores;

b. necesitamos recuperar la tradición del Kerygma Católico, “para proclamar la palabra de Dios con valor, a tiempo y a destiempo”, recuperar la voz profética de la Iglesia, para discernir los signos de los tiempos que llaman a una Nueva Evangelización y para comprometerse proclamando y viviendo una respuesta cristiana a estos signos de los tiempos.
Recemos con las palabras de Ecclesia in Oceania para que la Iglesia en Oceanía “tenga la fuerza de seguir fielmente el camino de Jesucristo, de proclamar con valentía la verdad de Jesucristo, de vivir gozosamente la vida de Jesucristo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Relación sobre Oceanía por Mons. John Atcherley Dew, Presidente de la Federación de las Conferencias Episcopales de Oceanía

  1. Pingback: Segunda Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s