Intervención de Salvador Piñeiro García-Calderón

Salvador PIÑEIRO GARCÍA-CALDERÓN
Arzobispo de Ayacucho y Ordinario Militar para el Perú (PERÚ)
Presidente de la Conferencia Episcopal

Lunes, 8 de octubre de 2012

En mi quehacer sacerdotal siempre fui párroco y descubrí que el lugar privilegiado para educar la fe, es la celebración del domingo porque los creyentes escuchamos a Jesús y celebramos el triunfo de su cruz, para vivir el mandato del Arnor. Cada semana aprendemos palabras y gestos del Maestro que hay que vivirlos en la familia, en los barrios, en los centros de trabajo y estudio.

El domingo día del Señor y de la Iglesia debemos en la jomada Eucarística, la gratitud al Padre de bondad y misericordia que nos da la vida pero sobre todo la fe de Jesucristo, de comunión con los hermanos, especialmente con los que necesitan y nos esperan porque estan envueltos en el dolor, pobreza y marginación.

Este recorrido semanal lo realizamos en el sistema pedagógico del Año litúrgico que inspirado en Jn. 16, 28, nos hace centrar la mirada en la navidad y en la pascua, preparando estos acontecimiento y celebrándolos en la alegría de la salvación.

Una debida preparación de la liturgia y de los signos celebrativos es la mejor catequesis para nuestros fieles por ello la proclamación biblica, los cantos, nos deben llevar a una participación consciente, activa y fructuosa (SC 11) que nos llena del espíritu para la misión. El altar es la cumbre y la fuente del trabajo eclesial (SC 10).

Hay que intensificar en la acción pastoral de nuestras Diócesis y parroquias los equipos litúrgicos que reflexionen, preparen y animen este lugar privilegiado de evangelización.

Si la teología se hace pastoral en la liturgia, debemos cuidar la formación en los sacerdotes y catequistas para que se profundicen sus contenidos y se promuevan metodologías para los niños y jóvenes.

Al lado de las celebraciones oficiales está la religiosidad popular, tan marcada en nuestros pueblos latinoamericanos, donde muchos fieles manifiestan sus ilusiones y quieren hacer un homenaje a Jesucristo, la Virgen María y los santos.

Gracias a la EN, el magisterio del Siervo de Dios Pablo VI nos descubre el valor de la piedad popular, por ello debemos acompañar esta búsqueda de Dios, insistiendo en las catequesis y
programaciones, para que estos eventos signifiquen en las comunidades compromisos de transformación social que contribuyan al bienestar de los más necesitados.

No podemos olvidar esta plegaria sencilla de grandes mayorías que en santuarios y fiestas patronales expresan su devoción y lamentablemente sienten poca acogida y acompañamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Congregaciones Generales, Documentos, Intervenciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intervención de Salvador Piñeiro García-Calderón

  1. Pingback: Segunda Congregación General del Sínodo de los Obispos | Iglesiaactualidad

  2. Braulio Leoncio Alegria Ortiz dijo:

    Hola Salvador. Que es de tu vida? Te felicito por el nombramiento de Arzobispo de Ayacucho que con la ayuda de Mama Maria vas a realizar una buena labor. Me siento orgulloso de haber sido companeros en Filosofia. Asimismo el haberte elejido como Presidente de la Conferencia Episcopal cargo que estoy seguro desempenaras a la altura. Y por ultimo la exposicion que efectuaste en el Sinodo de Obispos en el Vaticano. Y siempre nos ponemos en contacto en el mes Morado, como cuando viniste a Panama. Saludos de mi mama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s